Miedo

Muchas veces tenemos miedo, a la oscuridad, a las alturas, a quedarnos solos, a nadar en el río o llegar a un lugar nuevo, y eso es normal. Todos sentimos miedo ante algo que no conocemos, precisamente, porque no sabemos cómo será y eso nos hace sentir inseguros. Muchas personas, por mucho tiempo, han sentido miedo a la oscuridad y, por lo tanto, a la noche, es por ello que es uno de los temas más comunes en los cuentos y las películas de terror. La noche es siempre el ambiente perfecto para una noche de miedo, ¿sabes por qué? Porque junta muchos de los elementos que nos hacen sentir inseguros, o solos, como el silencio, la oscuridad y las sombras, y además, si llueve, hay que agregar el ruido de los truenos y el viento.

La luna (fragmento)

Jaime Sabines

Un pedazo de luna en el bolsillo

es mejor amuleto que la pata de conejo:

sirve para encontrar a quien se ama,

para ser rico sin que lo sepa nadie

y para alejar a los médicos y las clínicas.

Aunque la mayor parte de las personas piensa en la noche como un momento que favorece el miedo, hay otras que en el silencio, la oscuridad y la soledad de la noche encuentran romanticismo y amor, sea correspondido o no. Así, la noche presenta, como la luna, dos caras: una que llena de ilusión, cariño o emoción y otra que induce miedo, intranquilidad o soledad; es difícil saber por qué lo que para unas personas representa algo negativo e indeseable, para otras puede ser positivo y alentador, pero creemos que tiene que ver con la manera en que pensamos sobre nosotros mismos y nuestras emociones al estar solos y reconocerlas; por eso es importante recordar que el miedo es solo la manera en que nuestro cuerpo reacciona naturalmente ante lo desconocido y  no debe detenernos para alcanzar lo que queremos lograr; el miedo solo nos avisa que debemos estar preparados para algo que no conocemos, pero si empezamos poco a poco junto a personas en quienes confiamos, siempre podremos lograr nuestras metas y vencer los miedos que nos impiden ser quienes verdaderamente queremos ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *