Abecedario

Cuando empezamos a escribir en la escuela, o tratamos de aprender un nuevo idioma, lo primero que nos enseñan es el abecedario, y esto es porque en nuestros idiomas occidentales, el abecedario es la parte más básica necesaria para leer y escribir; es decir, es como el principio de todas las cosas, pero todo tiene un inicio y nuestro alfabeto no es la excepción.

Por lo que sabemos hasta ahora, nuestro abecedario empezó siendo una serie de símbolos que civilizaciones antiguas ocupaban para escribir, pero no era tal como lo conocemos. Al principio, el abecedario no incluía vocales, sólo consonantes, pero los arameos empezaron a ocupar las letras h, w y y para representar las  vocales en las palabras.  Los griegos adoptaron el  abecedario de los fenicios con los mismos nombres y símbolos que ellos ocupaban (alfa, beta, etc.), aunque no tenían sentido para ellos, pero como ambos idiomas eran distintos, los griegos tomaron algunas letras consonantes para representar vocales que los fenicios no tenían, de modo que ahora el abecedario sí estaba completo, y fue en ese tiempo que se empezó a escribir de izquierda a derecha, como hacemos ahora.

Tiempo después, los romanos recibieron el alfabeto de los etruscos y escribieron las letras a su manera, que es la nuestra ahora, y acomodaron el abecedario para que se adaptara a sus necesidades; así se distinguió el sonido /k/ de /g/ y por eso se creó la letra G a partir de la C, y se agregaron las últimas letras al alfabeto: X, Y y Z. Así que nuestro abecedario conserva el orden de las letras según fueron creadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *